Las noticias culturales publicadas por el periódico Sierra Maestra el 26 de junio pasado, tuvieron la virtud de, sin dejar de ser malas, de tranquilizar a muchos. En el titular de la página cultural, Miguel Ángel Gaínza, aclaró inquietudes; informó cumplidamente. Sobre la edición 40 del Festival del Caribe señaló que se tomó la decisión de celebrarla completamente virtual. Soy testigo de los esfuerzos de los organizadores del evento por incluir en el programa actividades semipresenciales, pero el agravamiento de la situación de la pandemia no lo permite. Esta vez la realización de la Fiesta del Fuego será online: no hay opción. En otra nota:“Ecos del Carnaval Santiaguero”, el periodista informa que el carnaval no se realizará de la manera tradicional, sería un suicidio.

En su lugar, dice la nota, se desarrollará el proyecto Ecos del Carnaval Santiaguero en las redes, una suerte de “fiestón virtual” con dos objetivos: apoyar los empeños para lograr que en octubre la Unesco declare a Santiago de Cuba como Ciudad Creativa en la música y, al mismo tiempo, preservar el Carnaval Santiaguero como Patrimonio Cultural Inmaterial de la nación cubana. El jolgorio virtual reproducirá el ciclo integral del festejo, desde el carnaval acuático y el infantil hasta el Rumbón Mayor. Se trata de recrear la esencia de la fiesta de forma virtual. Compartimos esta decisión mesurada y necesaria pues, en momentos cuando la propagación del virus arrecia no tiene sentido desarrollar una festividad masiva que incrementaría la trasmisión. El desarrollo del programa virtual es una manera para no dejar languidecer una tradición que nos identifica.

Claro, ninguna determinación por justificada que sea, puede liquidar la nostalgia, las inevitables añoranzas: por ello queremos recordar, y pedimos permiso para hacerlo. Para la generalidad de los santiagueros carnaval es un sustantivo esencial: no se asocia solamente con la diversión, las comparsas, las congas y los abrazos que damos a gentes a quienes hace rato no veíamos; tampoco es exactamente sinónimo de festejo, comidas y bebidas; el Rumbón Mayor, como lo califican algunos, no es simplemente jolgorio ni se limita al despliegue de piernas, caderas, risas y riñones; el carnaval santiaguero, digámoslo de una vez, es la fiesta total.

En el 2019 los carnavales más famosos de Cuba se realizaron de forma tradicional. Comenzaron oficialmente el 21 de julio y se extendieron hasta el 27. Pero, los más entusiastas empezaron antes y los más resistentes terminaron después, cuando los bolsillos y los cuerpos se quejaron de los maltratos del estropicio. Santiago de Cuba estuvo inmerso en los preparativos durante casi todo el año. Las agrupaciones ensayaron para desfilar con eficacia y congratular a sus admiradores. Así ocurrió con la Tumba Francesa, declarada Patrimonio de la Humanidad; con las comparsas, desde las originarias, hasta las más contemporáneas y las congas con su ritmo contagioso como San Agustín o Paso Franco, y la más buscada por los pies de la gente: Los Hoyos.

Las áreas de carnaval se alistaron con tiempo. Las avenidas de Trocha, Martí y Santa Úrsula vistieron sus mejores galas; los repartos como Sueño, el Distrito José Martí, el Abel Santamaría y los poblados que rodean la urbe se prepararon. Se reforzaron las ofertas gastronómicas con platos tradicionales, confituras, bebidas y sobre todo música, bailes y cantos, elementos raigales de la identidad nacional y del santiaguero. Como preludio al Rumbón Mayor se desarrollaronel carnaval infantil, una muestra la capacidad de los niños para conservar la tradición yel acuático, evento rescatado por la ciudad. Esta vez embarcaciones ataviadas para la ocasión desfilaron: realizaron un recorrido de ocho kilómetros por la bahía para llevar la alegría hasta el mar.

Como siempre, el carnaval devino fiesta mayor: hay personas que ahorran meticulosamente durante todo el año para cumplir con el jolgorio; hay otras que, con tantos años a cuestas ni siquiera deberían salir a las calles, pero salen y cuando los devuelven a su silla de ruedas, intentan bailar aunque sea sentados; hay gentes de todos los sexos y edades que no resisten dejar pasar las congas y se incorporan. Vienen personas de todas partes de la Isla y de más allá… El penúltimo día del carnaval, en la noche del 25, hubo una breve pausa, para celebrar el acto por el 26 de Julio, Día de la Rebeldía Nacional. Cuando concluyó la actividad continuó la fiesta hasta el 27, aunque algunos preferirían que los festejos siguieran hasta el infinito.

Estamos cerca de la fecha en la cual se celebra habitualmente el carnaval que, como señalamos al inicio, en esta ocasión será virtual. Claro, por mucho que admiren el trabajo de las redes ni siquiera los fans de la tecnología dejarán de reconocer que una actividad de esta naturaleza no se disfruta lo mismo en la realidad física que la virtual. A veces pienso que algunos de los fanáticos del carnaval sentirán que el jolgorio online no será un verdadero carnaval. Mas, como no soy partidario de andar buscando justificaciones para todo y culpables de cualquier cosa, los perdono y confieso que, sin pertenecer al equipo de los carnavaleros empedernidos, me jugaría la covid con ellos cuando todos estemos vacunados.

Como mismo volverán los abrazos, retornarán los carnavales. No es secreto para nadie que para lograrlo habrá que afrontar las causas que han recrudecido la pandemia: circulación de cepas del virus más agresivas, descuidos, escasa percepción del peligro, excesiva confianza en la vacunación cuando es obvio que se trata de un proceso que requiere tiempo para consolidarse. Tampoco es un secreto que la responsabilidad personal e institucional es clave para respaldar el esfuerzo del personal médico y sus apoyos. Volverán los carnavales pero, aún los fanáticos más críticos y hasta los negligentes que a veces son los mismos, deberían pensar que si aportan su cuota de responsabilidad se acortará la espera para que regresen no solo los carnavales sino las otras fiestas populares, esas que alegran la vida el santiaguero y trascienden la nostalgia.

Ir a la fuente
Author: Osmar Álvarez Clavel

Powered by WPeMatico