El son es una de las manifestaciones estéticas y sociales más importante del cubano, reconoce el musicólogo Olavo Alen Rodríguez, quien en ocasión de celebrarse el 8 de mayo, día de este género músico danzario en la Mayor de las Antillas, valora la originalidad del ritmo en el oriente del país a finales del siglo XIX, así como su influencia en el comportamiento, expresividad y sentimiento popular de la nación antillana.

Durante el diálogo vía telefónica desde la sede del Proyecto Socio-cultural El Patio de Adela y el Caverchelo.comb, el Doctor en Ciencias y especialista en música cubana y caribeña, expone los planteamientos recogidos en su último libro titulado, Los complejos genéricos de la música cubana: Historia y teoría, un volumen que se lanzará próximamente bajo el sello editorial Letras Cubanas:

El son había transcendido en la forma de ser del cubano, se convirtió en una forma estética y del comportamiento social. El origen del son ha sido manejado de distintas formas por varios autores a lo largo del siglo XX, pero, yo describo, en el primer capítulo de mi libro,  el son a partir de un grupo de cubanos que dieron origen a esa manifestación y esto ocurrió en todo el área de la Sierra Maestra y sus áreas colindantes.

Esta vasta área dio nacimiento a una música que se llamó nengón, ahí está el origen del son. Si dividimos a este macizo montañoso en dos partes, tomando a Santiago de Cuba, a Holguín, a Baracoa y regresando a Santiago, en esa región evolucionó en el nengón, el changüí y tuvo una fuerte influencia de la tumba francesa. Si volvemos de Santiago de Cuba a Holguín para Manzanillo, al sur, y regresamos a Santiago, en esa área de la Sierra Maestra evolución algo que se conoció como son montuno o son.

Al relacionar el son cubano con el changüí, ritmo autóctono de Guantánamo, el fundador del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana refiere:

Algunos autores han planteado que el changüí es un género antiguo del son, y no lo es, realmente el género antiguo originario del son, es el nengón. El son y el changüí vienen siendo como hermanos, que nacieron de esos comportamientos estéticos que se generaron en toda el área de la Sierra Maestra, pero después tuvieron formulaciones diferentes.

Se conoce más al son porque este viajó hacia La Habana y el changüí se retuvo mucho tiempo, creo que el primero en sacar al changüí de Guantánamo y convertirlo en una expresión más contemporánea de la música cubana fue Elio Revé Matos, aunque ya habían llegado otros changüiseros que se estaban moviendo por el país.

Realmente es a final del siglo XX que el changüí se convierte en otra formulación del son urbano.

¿Qué es lo común entre el changüí, el son y el nengón? Cuando tiene comportamiento estéticos, pienso en un movimiento musical del bajo de forma anticipada, de una forma muy específica, que al repetirse hace que la música se desplace de su metro técnico-estable y crea una especie de movimiento diferente en los bailadores, distinto a otras formulaciones también del cubano.

Olavo Alen Rodríguez, quien hoy funge como especialista en el Museo Nacional de la Música Cubana aprecia la trascendencia del son en el gracejo popular y las costumbres en el archipiélago:

Este movimiento,que para mí es curioso, caprichoso, diferente, generó formas de baile muy específicas, que después no se quedaron en las formas del son y del changüí, sino que trascendieron a las formas de hacer, de actuar y de moverse el individuo cubano, particularmente notable la forma de baile pasó a formar parte en la manera de andar y caminar de la mujer cubana.

Y cuando el músico Miguel Matamoros escribe: ‘la mujer de Antonio camina así/ cuando va a la plaza, camina así/ si va al mercado camina así/, ese “así” se está refiriendo al mundo estético del son en su movimiento danzario.

No se está refiriendo a la rumba, la mujer cubana no camina como rumbera o danzonera, camina como sonera, que incluye el changüí.

El ambiente del son se vinculó con formas especificas del cubano, el puerco asado mezclado con la yuca, así como las bedidas vinculadasestos eran los alimentos que ingerían estos individuos de la Sierra Maestra yse convirtieron en comidas tradicionales.

Por ejemplo el lechón asado no está vinculado a la rumba o al danzón, sino a las formas de hacer, a los cultos y preferencias que tenían aquellos individuos que habían aprendido a tocar y bailar una forma de música específica que se llamaba son.

SONcuBANO

–          Del son de la loma a la ciudad…

El grupo humano que creó el son salió de las formas campestres de música y primero se urbanizó en las ciudades que colindaban con la Sierra Maestra, entre ellas Santiago de Cuba, Guantánamo, Bayamo, Manzanillo, es ahí donde el son adquiere un sexto instrumento, que es la clave, como estabilizador de toda la guía de la actividad musical sonera en las ciudades donde había concentraciones mayor, donde había que tener un instrumento que ex-sonara por arriba de los otros, en aquella época no había micrófono. En aquel momento la clave urbaniza al son y eso ocurre en el oriente, no en La Habana.

Miguel Matamoros no era campesino, era chofer de los Bacardí, y ejercer este oficio en 1913, es como hoy en día manejar aviones, que quiere decir esto, que no era una expresión campesina la que llegaba a La Habana, sino urbana del oriente del país.

En La Habana adquiere una fisonomía diferente que lo hace comportarse estéticamente disímil de lo que había traído y el primer estilo que yo identifico es un son a lo Ignacio Piñeiro como primera versión de un son habanero y después otro tipo de son es el de Arsenio Rodríguez, según identificado como un son macho, más duro, más fuerte, más agresivo y sobre todo con una instrumentación a base ya del piano, trompetas, tumbadoras, sonoridad que se internacionaliza rápido sobre todo a partir de los vínculos de Cuba con los Estados Unidos sobre todo con la industria del cine mexicana, así se lanza el son cubano hacia el mundo.

–          La influencia del son en la música salsa

Después el segundo momento importante del son cubano en el mundo fue la salsa, más del ochenta por ciento de las producciones iniciales de todos los salseros eran expresiones soneras, había también otras expresiones cubanas como la rumba y el bolero. Había expresiones foráneas como el merengue dominicano, la cumbia, el tamborito, de Panamá que se insertan en la música salsa, pero ninguna de ellas con la dimensión y la fuerza que tuvo el son cubano en este ritmo.

El son cubano ha convertido en una forma de son al reguetón. Hay un reguetón que es específicamente sonero sobre todo por el manejo del ritmo dentro de la música del reguetón.

En su diálogo el egresado desde 1979 en musicología en la Universidad de Humboldt de Berlín, Alemania, reflexiona como el género es asumido por la juventud:

Las nuevas generaciones van a tomar siempre las valoraciones profundas y estética del sonaunque sea en formade reguetón, en forma de música salsa, en jazz. Por ejemplo el grupo Orishas que nació en La Habana en los festivales de hip-hop que se hacían en el distrito de Alamar, utiliza formas del son en su música, pero que el ritmo sonero se manifestó en las formas de bailar, apareció en La Habana un baile llamado casino, aunque tienes elementos de chachacha y de rumba, pero sobre la base del son. Y la juventud se modernizó y llegó a esta forma de baile gracias al son, después la forma de bailar el regueton se deriva del son.

Los jazzistas cubanos como Emiliano Salvador, Chucho Valdés utilizan este ritmo en toda su creación, si hay un jazz cubano es porque existe el son.

Por Liubis Balart Martinez

en https://www.radioguantanamo.icrt.cu