La llegada del Palo y la regla de Ocha a Santiago de Cuba con Reinerio Pérez marcó el inicio del desarrollo de las religiones afrocubanas en el oriente.

Una producción de Lilci Producciones realizado y dirigido por Jorge Morcillo con la colaboración del Cabildo San Benito de Palermo.