Para muchos, no hay mayor alegría que poder visitar el mar, sentarse frente a él, escuchar el arrullo de las olas y perderse en sus arenas infinitas.

Es que el azul de las aguas tiene una forma especial de llevarse las preocupaciones y dejarnos con la sensación de que todo es posible. Pero las propiedades reparadoras del mar no se limitan a la mente y al alma pues la playa es, justamente, un lugar perfecto para ejercitarnos.

La importancia del ejercicio en la vida diaria ha sido más que destacada tanto por sus beneficios a corto como a largo plazo. Si a nuestra rutina le añadimos un hermoso escenario marino veremos cómo los ánimos suben rápidamente, solo por estar lejos del bullicio de la ciudad y en pleno contacto con la naturaleza.

A este subidón de energía agreguémosle que, debido a que la arena no resulta una superficie lisa, cualquier pequeño desplazamiento se convierte en un ejercicio que activa los músculos del cuerpo de forma diferente. La playa es un lugar perfecto para correr o, si se prefiere, solo tomar una larga caminata con la garantía de que nuestro cuerpo se activará con cada paso. Los expertos recomiendan los ejercicios en la zona de playa para aquellas personas que quieran perder peso pues el esfuerzo añadido por la arena incrementa la quema de calorías y, por tanto, de grasa acumulada.

Los amantes de los deportes tienen aquí una oportunidad única. Los juegos con pelota son los más frecuentes en el mar pero los más aventureros siempre pueden zambullirse en el agua y nadar. La natación es uno de los ejercicios más completos que existen, permite trabajar los músculos y fortalecer las articulaciones sin someter a nuestro cuerpo a esfuerzos excesivos, además de que incrementa nuestra resistencia cardiorrespiratoria. Siempre es importante recordar que, antes de zambullirnos, se debe hacer un precalentamiento para evitar cualquier susto provocado por calambres mientras nadamos.

Limpiar nuestro cuerpo y nuestra mente

El contacto directo con el mar potencia la liberación de endorfinas que hacen que nuestro organismo se sienta mejor. Aprovecha esta ventaja y ve con tus amigos a la playa: los juegos y deportes en grupo siempre resultan entretenidos y nos ayudan a mantener la mente alejada de los problemas diarios y el estrés.

El entrenamiento en la playa debe realizarse siempre con cuidado para evitar lesionarnos. Es importante estar atentos a las pequeñas rocas en nuestro camino, realizar una rutina de calentamiento previo y no forzar los límites de nuestro cuerpo. Conoce hasta dónde puedes llegar y, poco a poco, podrás incrementar tus ejercicios sin sufrir lesiones o estresar tus músculos. Un elemento a tener siempre en cuenta es la importancia de la hidratación adecuada. Cuando nos ejercitamos el cuerpo pierde mucho líquido, en la playa tenemos el añadido de estar bajo el sol y sudar más por lo que es importante que no dejes tu botella de agua en casa ni tu protector solar, los necesitarás.

Texto y Fotos: Redacción Bienvenidos

La entrada La playa, el sitio perfecto para limpiar el alma y el cuerpo se publicó primero en Bienvenidos a Cuba.

Ir a la fuente
Author: Editor_Isa Bienvenidos

Powered by WPeMatico